9.6.18

Los Warriors, campeones tras barrer a los Cavs por 4-0

Los Warriors no tuvieron piedad de los Cavs y sentenciaron las Finales por la vía rápida. Un 4-0 incontestable en el que pudo ser el último partido de LeBron James vistiendo la camiseta de los de Ohio. Kevin Durant fue designado MVP.

Kevin Durant logró su segundo título y su segundo MVP desde que abandonó OKC. No se puede optimizar de mejor manera un cambio de aires. A pesar de todo, muchas voces pedían el galardón individual para Stephen Curry, pero el voto de los periodistas premió al alero.

Stephen Curry estuvo en modo videoconsola en el cuarto partido. Steph se fue a 37 puntos (12 de 27, 7 de 15 y 6 de 6), 6 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 3 tapones, en 39 minutos (+18).

Tampoco estuvo mal Durant, que firmó un triple doble y se fue a 20 puntos (7 de 17, 0 de 3 y 6 de 6), 12 rebotes, 10 asistencias, 1 robo y 3 tapones, en 38 minutos (+30).

Andre Iguodala (11, 2 y 2 robos), Klay Thompson (10 y 6), Draymond Green (9, 3, 9, 1 y 3 t.), JaVale McGee (6, 3 y 1 t.) y Jordan Bell (4, 4, 1 y 1 t.) completaron al binomio Curry-Durant.

En los Cavs, hundidos ya en el tercer cuarto, son opciones de contestar al rival, LeBron James volvió a ser el mejor: 23 puntos (7 de 13, 0 de 1 y 9 de 11), 7 rebotes, 8 asistencias y 1 tapón, en 41 minutos (-21).

LeBron se fue al banquillo cuando quedaban más de cuatro minutos para el final. Felicitó a sus rivales antes de dirigirse al banquillo y terminó sentándose al final del banco él solo. Su lenguaje corporal transmitió sensaciones de estar lejos de allí, como pensando en otra cosa. No sabemos si en el pasado recién vivido o en su futuro aún por escribir.

Al término del partido se hizo público que James ha jugado los tres últimos encuentros con una pequeña fractura en su mano derecha. La lesión se la causó él mismo, fruto de la frustración, al golpear una pizarra al término del primer choque de las Finales.

Kevin Love (13, 9, 2 y 1), J.R. Smith (10, 2 y 1), Rodney Hood (10, 8, 2, 2 y 1 t.), Larry Nance (7, 8, 4, 1 y 1 t.) y Tristan Thompson (6, 4 y 1 t.) volvieron a ser de lo poco salvable en los Cavs, pero fueron ayuda insuficiente para el nivel máximo que supone un compromiso de este tipo. 

Los Warriors logran así su tercer título en cuatro años, una auténtica dinastía y con aspecto de prolongarse en el tiempo, toda vez que el bloque se mantiene y que Steve Kerr seguirá al mando de una nave que no parece tener quien la detenga.

6 Comments:

Blogger Oboman said...

Una de esas voces que pide el MVP para Steph es, desde luego, la de un servidor. Aunque parece que hasta allí no llega. JAJA. Me parece que este debate es un poco absurdo en cualquier caso pero entendible a falta de otros más trascendentes porque este equipo se está quedando sin rivales en la pista.

El debate en mi opinión sería: Harper, Jordan, Pippen, Kukoc, Rodman - Curry, Thompson, Iggy, Durant, Green. Quien coge a quien en defensa? Pippen con KD y Jordan con Steph? Small ball o quinteto convencional? JaVale? Longley? El Kerr jugador contra el Kerr entrenador? Y la más importante... Donde acabarían Rodman y Green? En Sing sing o en Alcatraz??

A dormir un poco más!!

9 de junio de 2018, 9:58  
Blogger Peter Mihm said...

Small ball. Los quintetos que propones son muy atractivos. El de los Bulls resulta de una modernidad tremenda. Aunque le faltan tiradores de nueve metros...

Steve Kerr comentaba eso hace unos días. Hablaba en primera persona y se reía de sí mismo. Diciendo que él no tendría nada que hacer ante ataques que anotan así de tres con jugadores de más de dos metros y con esos físicos. Que qué podía hacer él ante LeBron...

9 de junio de 2018, 10:18  
Blogger Oboman said...

Es que esos Bulls eran muy modernos. Tenían un quinteto con tres jugadores que se alternaban las posiciones 1-2-3. Pippen era un point forward, Kukoc era un point forward. Harper, y en la etapa anterior Armstrong, eran especialistas. Recuerdo a este último siendo letal como “esquinero” ya en aquella época.

Lo que habría que ver, en ese ejercicio de basket-ficción, es como se adaptaría un equipo de hace dos décadas a las “actuales dimensiones” de la pista propiciadas por la amenaza del tiro de tres puntos desde los ocho metros (o nueve..., o diez en el caso de los Warriors).

Me parece que el entrenador de GSW no está siendo respetuoso con el forajido Wyatt Earp, un tipo capaz de anotar la canasta de la victoria en una final de la NBA :). Pocos jugadores en la historia pueden decir que han hecho eso.

9 de junio de 2018, 11:56  
Blogger Ramón P.C said...

Felicidades a los Warriors, merecidos campeones.
Una pena que no hayan tenido oposición en la gran final, pero la final de conferencia ante los Rockets fue muy buena.

Lebron se partió la mano a lo Marcus Smart tras la cagada de JR Smith en el primer partido y a pesar de eso no nada.
Es un gran campeón que también sabe perder como se vio cuando fue saludando a los campeones tras ser cambiado.

Ahora nos viene el draft y un verano movido en traspasos.

9 de junio de 2018, 12:30  
Blogger Peter Mihm said...

Steve Kerr decía que no se veía chocando contra jugadores como LeBron, ni contra los físicos de los exteriores de ahora. Ni defendido a esas moles a nueve metros del aro.

Pero claro que él fue un especialista en el tiro de tres de mucho cuidado. Y que ganó cinco anillos: tres con los Bulls y dos con los Spurs. Tela marinera. Y, ahora, acumula otros tres como entrenador. Tremendo.

10 de junio de 2018, 10:40  
Blogger Yaro Gabriel said...

www0622


cheap football shirts
michael kors outlet
oakley sunglasses
jordan 32
reebok outlet store
cheap jordans
canada goose outlet
cleveland cavaliers jersey
lebron james shoes
adidas wings

22 de junio de 2018, 10:12  

Publicar un comentario

<< Home


Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.