19.2.17

Real Madrid y Valencia Basket, finalistas de la Copa del Rey

Resultados:
-Baskonia 99-103 Real Madrid. Sergio Llull: 23, 1, y 4.
Luka Doncic: 23, 6 y 3. Gustavo Ayón: 13, 5, 8 y 3.
Rodrigue Beaubois: 27, 1 y 2. Adam Hanga: 19, 4 y 2.
-Valencia B. 76-67 FC Barcelona Lassa. F. San Emeterio: 16 y 4.
Bojan Dubljevic: 13, 3, 1 y 3. Pierre Oriola: 11 y 3.
Ante Tomic: 17, 15 y 3. Petteri Koponen: 16, 2 y 4.

2 Comments:

Blogger Ramón P.C said...

Muy interesante el Baskonia—Madrid.
En mi opinión, los blancos han merecido perder los dos partidos de esta Copa del Rey, pero en los minutos finales demuestran que son el mejor equipo de todos, y posiblemente del continente.
Ayer Doncic fue una pasada. Hace todo, y todo lo hace bien.

Sobre el Barça—Valencia, espero que fuera el último partido de Braztokas. Quien iba a decir que haría bueno a Xavi Pascual (que ayer ganó la copa griega).

Final con claro favorito, pero ya veremos que pasa.

Y por cierto, me encanta el ambiente de esta competición, con todas las aficiones mezcladas, disfrutando del baloncesto y sin ningún tipo de problemas.
Que tomen nota otros deportes.

19 de febrero de 2017, 11:27  
Blogger Peter Mihm said...

A mí lo que menos me gusta de la Copa es el antimadridismo que hay. Parece que se juntan siete aficiones para pitar todo lo que tenga que ver con el Real Madrid: se pita al equipo cuando sube a recoger la Copa; a los infantiles cuando ganan la Minicopa; y hasta a una pareja que sale en la KissCam del vídeomarcador...

Me parece bien que no te guste ese equipo, pero hay cosas que están por encima. Para empezar el respeto que hay que tener al campeón.

También es verdad que hay mucha gente que sí sabe comportarse, pero hay un porcentaje de gañanes que siempre se hacen notar negativamente.

Lo del campo atrás está claro que tuvo influencia en el partido ante el Andorra. Decisiva.

Pero Randolph mete un triple que no es fácil para mandar el partido a la prórroga. Y en el tiempo extra el Madrid fue mejor.

Ayer, en la final, sin ir más lejos, hay algunas decisiones arbitrales que perjudican a los blancos con todo por decidir. Por ejemplo, una falta en ataque de Doncic sobre Sato que solo ve el árbitro que la pitó. Pero eso es el basket. A veces te dan y a veces te quitan.

Y lo que nadie puede poner en duda es el gen competitivo del equipo de Laso. Con un Llull desatado.

20 de febrero de 2017, 10:55  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home


Licencia de Creative Commons
Este blog está bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.